Conductores Mayores

Resumen

Si usted es un conductor mayor o un cuidador, NHTSA les alienta a hablar sobre el manejo seguro. Ofrecemos materiales para ayudarle a comprender cómo el envejecer puede afectar su manera de manejar y lo que puede hacer para continuar manejando de manera segura a medida que envejezca, como por ejemplo adaptar un vehículo para satisfacer necesidades específicas.

El Tema

Seguridad para los Conductores Mayores

Si eres un cuidador de la familia: Consideraciones antes de hablar con un conductor mayor

Recurso El Centro Coordinador de Seguridad Vial para los Conductores Mayores (ChORUS, por sus siglas en inglés) ofrece recursos amplios para los cuidadores, conductores mayores, profesionales médicos, ingenieros de carreteras y más. Aprenda más sobre ChORUS

Envejecer no necesariamente significa que los días de manejar hayan terminado, pero es importante planear con anticipación y tomar medidas para garantizar la seguridad de tus seres queridos en la carretera. NHTSA ofrece materiales gratuitos para ayudarte a aprender más sobre cómo reconocer y analizar los cambios en la conducción de tu ser querido mayor.

Si crees que necesitas conversar con un conductor mayor sobre sus habilidades de manejar, recuerda que muchos conductores mayores consideran el manejar como una forma de independencia. Mencionar el tema de sus habilidades de manejo puede hacer que se pongan a la defensiva. Por lo tanto, prepárate con tus observaciones y preguntas y, si es necesario, proporciona posibles alternativas de transporte. 

Contestar las siguientes preguntas sobre el conductor mayor puede ayudarte a decidir si tienes que iniciar una conversación con esa persona, sobre el manejo seguro:

  • ¿Se pierde en rutas que deberían ser familiares?
  • ¿Notas golpes o rayones nuevos en su vehículo?
  • ¿Recibió una multa por una infracción de manejar?
  • ¿Experimentó un “casi incidente” o choque recientemente?
  • ¿Se le aconsejó limitar/dejar de manejar debido a un motivo de salud?
  • ¿Está abrumado por las señales y marcas viales mientras maneja?
  • ¿Está tomando alguna medicina que pueda afectar su capacidad de manejar de forma segura?
  • ¿Está excediendo el límite de velocidad o manejando demasiado lento sin ninguna razón?
  • ¿Sufre de alguna enfermedad que pueda afectar las habilidades de manejo?

Si respondiste “sí” a algunas de estas preguntas, es posible que necesites hablar con tu ser querido sobre el manejo seguro. Primero, aprenda a comprender e influir en los conductores mayores (en inglés), y considera imprimir y compartir estos consejos sobre cómo hablar sobre el manejo con un conductor mayor (en inglés, PDF, 363 KB).

¿Debería Mi Padre Cambiar sus Hábitos de Manejar?

Si Usted es un Conductor Mayor: Evaluando cómo los Cambios Pueden Afectar su Manejar

Algunos de los cambios que experimenta a medida que envejece pueden afectar su capacidad de manejar de forma segura. La buena noticia es que las personas que llevan un récord de los cambios en su vista, estado físico y reflejos pueden ajustar sus hábitos de manejo para que puedan mantenerse seguros en la carretera. 

Las siguientes preguntas le ayudarán a decidir si los cambios físicos han afectado sus habilidades de manejar. También le brindan consejos útiles sobre cómo hacer frente a estos cambios para que pueda seguir siendo un conductor seguro, por el mayor tiempo posible. 

Tiene problemas...

  • ¿Leyendo señales fácilmente?
  • ¿Reconociendo a alguien que conoce cuando están en el otro lado de la calle?
  • ¿Viendo las marcas viales, otros vehículos y las personas caminando—especialmente al amanecer, al anochecer y por la noche?
  • ¿Batallando con el resplandor de los faros de otro vehículo por la noche?

Si respondió “sí” a alguna de estas preguntas, debería…

  • Asegurarse de siempre usar sus lentes y también asegurarse de que la prescripción esté vigente.
  • Mantener limpio el parabrisas, los espejos y los faros.
  • Asegurarse de que sus faros estén funcionando y apuntados correctamente. 
  • Sentarse lo suficientemente alto en su asiento para que pueda ver la carretera al menos a 10 pies por delante de su vehículo.
  • Consulte a un oculista todos los años si tiene 60 años de edad o más. 

La pérdida de fuerza, la coordinación y la flexibilidad pueden dificultar mantener control de su vehículo.

Tiene problemas...

  • ¿Mirando por encima del hombro para cambiar de carril?
  • ¿Moviendo su pie del acelerador al pedal del freno?
  • ¿Girando el volante?
  • ¿Caminando menos de una cuadra al día?
  • ¿Subiendo o bajando las escaleras porque tiene dolor en las rodillas, las piernas o los tobillos?

Si respondió “sí” a alguna de estas preguntas, debería…

  • Consultar con su médico sobre terapia física, medicinas, ejercicios de estiramiento o un programa de actividad física.
  • Saber que tener una transmisión automática, la dirección y frenos asistidos y otros equipos especiales pueden facilitarle el manejar su vehículo y el uso de los pedales.
  • Reducir el punto ciego del lado del conductor moviendo los espejos. 
  • Vigilar las luces intermitentes de los vehículos de emergencia.
  • Escuchar los sonidos fuera de su vehículo.
  • ¿Se siente confundido por las señales de tráfico y las personas y los vehículos en el tráfico?
  • ¿Toma medicina que le hace sentir soñoliento?
  • ¿Se marea o tiene convulsiones o pérdidas de conciencia?
  • ¿Reacciona lentamente a las situaciones normales del manejo?

Si respondió “sí” a alguna de estas preguntas, debería…

  • Consultar con su médico si su estado de salud o los efectos secundarios de sus medicinas pueden afectar su manejo. 
  • Manejar en rutas que conoce. 
  • Intentar manejar durante el día (y evitar la hora de mayor tráfico).
  • Mantener una distancia segura entre usted y el vehículo que tiene delante.
  • Siempre echar un vistazo a la carretera mientras conduce para estar listo para cualquier problema y poder planificar sus acciones. 

Algunas veces, otras personas notan cosas sobre su manejo que posiblemente usted no haya notado. ¿Han dicho personas que conoce y en quienes confía que estaban preocupadas por su forma de manejar?

Si respondió “sí” a alguna de estas preguntas, debería…

  • Hablar con su médico. Pídale que revise los efectos secundarios de cualquiera medicina que esté tomando.
  • Piense en tomar una clase de manejo maduro. El AAA, AARP y las escuelas de manejar ofrecen estas clases.
  • Intente caminar, compartir el vehículo o tomar el transporte público y otras formas de transporte.

Si maneja con niños o adultos jóvenes, tiene una responsabilidad adicional. 

Cuando se usan de la manera correcta, los car seats y los cinturones de seguridad ofrecen la mejor protección para los niños y adultos que viajan en vehículos de motor. Todos los 50 Estados, así como Washington, DC, y Puerto Rico requieren que los niños estén debidamente asegurados en un car seat o cinturón de seguridad, según corresponda a su edad y tamaño. La mayoría de los Estados también exigen que los motoristas y los pasajeros adultos lleven abrochados correctamente los cinturones de seguridad. 

Aunque el manual del usuario del vehículo y las instrucciones del car seat le proporcionará la mejor información, las pautas siguientes le ayudarán a decidir si los jóvenes que está transportando viajan de manera segura. Y no olvide que el asiento trasero es el lugar más seguro en un vehículo para los niños menores de 12 años de edad.

  • Nacimiento hasta los 12 meses – Su niño menor de 1 año de edad siempre debe viajar en un car seat que mira hacia atrás. Hay tipos diferentes de car seats que miran hacia atrás: los car seats solo para niños infantes, solo se pueden usar mirando hacia atrás. Los car seats convertibles y 3-en-1 (todo-en-uno) suelen tener mayores límites de altura y peso para la posición orientada hacia atrás, lo que le permite mantener a su niño mirando hacia atrás durante un período de tiempo más largo. 
  • 1 a 3 años – Mantenga a su niño en un asiento que mira hacia atrás por el mayor tiempo posible. Es la mejor manera de mantenerlo seguro. Su niño debe permanecer en un car seat que mira hacia atrás hasta que alcance el límite máximo de altura o peso permitido por el fabricante de su car seat. Una vez que su niño ha superado el car seat que mira hacia atrás, su niño está listo para viajar en un car seat que mira hacia el frente con arnés. 
  • 4 a 7 años – Mantenga a su niño en un car seat que mira hacia el frente con arnés hasta que alcance el límite máximo de altura o peso permitido por el fabricante de su car seat. Una vez que su niño ha superado el car seat que mira hacia el frente con arnés, es el momento para viajar en un asiento elevado “booster”, pero todavía en el asiento trasero.
  • 8 a 12 años – Mantenga a su niño en un asiento elevado “booster” hasta que sea lo suficientemente grande para usar un cinturón de seguridad correctamente. Para que el cinturón de seguridad se ajuste correctamente, el cinturón de regazo debe estar bien ajustado a lo largo de la parte superior de los muslos, y no del estómago. El cinturón del hombro debe estar bien ajustado sobre el hombro y el pecho y no debe cruzar por el cuello o la cara. Recuerde: su niño aún debe viajar en el asiento trasero, ya que está más seguro allí.

Para tener una inspección del car seat por un técnico certificado, visite Car Seats y Asientos Elevados “Booster”.

Para muchos adultos mayores, el manejar es un signo de independencia. Si bien la mayoría de los ciudadanos de la tercera edad quieren seguir manejando durante el mayor tiempo posible, nadie quiere ser una amenaza para ellos mismos o para los demás porque ya no pueden manejar de manera segura. La autoconciencia, tanto física como mental, es la clave para preservar la independencia y manejar de forma segura. 

No lo olvide:

Cuando maneje o viaje en un vehículo, siempre lleve abrochado su cinturón de seguridad. Asegúrese de que todas las personas que viajan con usted también estén abrochadas.

Muchas gracias a la Fundación Educativa de USAA (USAA Educational Foundation en inglés) por su ayuda en el desarrollo de este recurso.

El Tema

Lo Que Puedes Hacer

Si eres un cuidador de la familia: hablando sobre el manejar con un conductor mayor

Hablar con una persona mayor sobre su forma de manejar a menudo es difícil. La mayoría de nosotros posponemos esa conversación hasta que el manejar de la persona se ha convertido en lo que creemos que es peligroso. A ese punto, las conversaciones pueden ser tensas e incómodas para todos los involucrados. Pero hay cosas que puedes decir y hacer para que esas conversaciones sean más productivas y menos tensas.

Aprender Cómo Comprender e Influir en los Conductores Mayores (en inglés) te ayudará a respaldar las necesidades de un conductor mayor, así como también encontrar recursos comunitarios que puedan ayudarte a poner en práctica tu plan para el conductor mayor. Si has decidido iniciar una conversación con un ser querido sobre el manejar seguro, sigue estos tres pasos:

  1. Recopila información;
  2. Desarrolla un plan de acción y
  3. Sigue con el plan.

Quizás también quieras considerar aprender a adaptar un vehículo de motor para satisfacer las necesidades únicas de un conductor mayor (en inglés, PDF, 629 KB) y discutirlo con tu ser querido.

Si usted es un conductor mayor: Consejos para manejar de manera segura mientras envejece con gracia

¿Sabía que…? Algunos departamentos Estatales de vehículos de motor imponen restricciones a los conductores una vez que alcanzan cierta edad. Averigüe si su Estado define “Conductores Mayores” a cierta edad, y lo que eso significa para la renovación y las restricciones Estipulaciones claves de las leyes estatales pertinentes a los requisitos de licenciamiento del conductor (en inglés) PDF, 301.87 KB

Las decisiones sobre su capacidad de manejar nunca deben basarse solo en la edad. Sin embargo, los cambios en la vista, la forma física y los reflejos pueden causar problemas de seguridad. Al evaluar con precisión los cambios relacionados con la edad, puede ajustar sus hábitos de manejar para mantenerse seguro en la carretera o elegir otros tipos de transporte.

Si ha notado cambio en su vista, estado físico, atención y tiempo de reacción, es importante mantenerse alerta sobre cómo estos cambios pueden afectar su capacidad para manejar de forma segura. Manejar de Forma Segura Mientras Envejece con Gracia (en inglés) es un recurso desarrollado por la Fundación Educativa de USAA, AARP y NHTSA para ayudarle a reconocer las señales de advertencia y obtener consejos útiles sobre lo que puede hacer para continuar siendo un conductor seguro.  

Una forma de mantenerse seguro mientras conduce es asegurarse de comprender cómo las condiciones médicas pueden afectar su capacidad para manejar de forma segura. Otra forma es adaptar su vehículo de motor para asegurarse de que le quede bien, así como elegir las características adecuadas, instalar y saber cómo usar los dispositivos adaptativos y practicar un buen mantenimiento del vehículo. 

El Tema

Condiciones Médicas

Si es un conductor mayor con una condición médica o si eres un cuidador preocupado, NHTSA tiene varios recursos sobre el manejar de forma más segura. 

Estos recursos les ayudarán a aprender cómo las condiciones médicas pueden afectar el manejar, qué hacer si está experimentando o notando ciertas señales de advertencia y dónde obtener más información sobre las condiciones médicas. Estos recursos también brindan información sobre las alternativas de transporte y cómo obtener ayuda con el transporte. 

Información sobre Manejar con Condiciones Médicas

Sólo en inglés

El Tema

Videos

NHTSA tiene muchos recursos en línea para ayudar a los conductores mayores a aprender cómo manejar mejor con ciertas condiciones. Explora nuestra selección de videos de YouTube, comenzando con una Introducción al Manejar con Riesgo Médico y Cómo Adaptar su Vehículo (Sólo en inglés).

Videos de YouTube sobre el Manejar con Condiciones Médicas

NHTSA también ofrece videos de YouTube para ayudar a los funcionarios del orden público a citar y referir a los conductores con discapacidades médicas, y para ayudar a los departamentos de vehículos de motor del Estado a detectar a los conductores con riesgo médico.

NHTSA En Marcha

NHTSA se dedica a promover comportamientos seguros en las carreteras de nuestra nación


Entre 2007 y 2016, la población de los EE. UU. de personas de 65 años de edad y mayores aumentó en un 30%. En 2016, la cantidad de personas de 65 años de edad y mayores que murieron en choques de tránsito (6,764) representó el 18% de todas las fatalidades del tránsito. Debido a la proporción creciente de conductores mayores en las carreteras de nuestra nación, NHTSA se dedica más que nunca a promover los comportamientos seguros de los conductores mayores en las carreteras de nuestra nación.

NHTSA demuestra su compromiso con la seguridad de los conductores mayores al trabajar con y educar a muchos socios nacionales, estatales y comunitarios para proporcionar recursos a los conductores, las familias, los cuidadores, los profesionales de la salud, las entidades policiales y los departamentos de vehículos de motor. 

En esta sección, encontrarás los siguientes recursos para los conductores mayores, cuidadores, hijos adultos, proveedores médicos, funcionarios del orden público y defensores para la seguridad del tráfico:

  • Información y videos sobre cómo el envejecimiento y las condiciones médicas pueden afectar el manejar;
  • Orientación sobre cómo evaluar y discutir los problemas de seguridad con el conductor mayor y
  • Opciones de transporte, como la adaptación de un vehículo para satisfacer las necesidades de un conductor mayor.
Recursos

Recursos

Busca recursos adicionales

77 Results